Reiki

Ultima actualizacion: abril 22nd, 2017 at

Reiki: es una técnica terapéutica en la que la curación o recuperación de la energía del cuerpo se canaliza desde las manos del terapeuta a la persona que recibe el tratamiento.

Se cree que el Reiki produce equilibrio emocional y espiritual en el paciente, al apoyar la capacidad natural del cuerpo para curarse a sí mismo.

El nombre de Reiki viene de la palabra japonesa rei que significa “universal” y Ki, que significa “energía”. La “energía universal” del Reiki es equivalente a la fuerza vital de vida o Qi, en la medicina tradicional china y prana en la medicina ayurvédica.

Los practicantes del Reiki asumen que la existencia de esta energía invisible, es irradiada a través de todas las formas de vida.

Los orígenes del Reiki no son claros, pero se cree que derivan de las prácticas curativas de los antiguos monjes tibetanos.

El Reiki como se conoce hoy día, fue introducido a Japón a principios de 1900, por Mikao Usui, un erudito religioso y maestro que había estudiado técnicas de curación en el Tíbet.

Mikao Usui introdujo el Reiki en Japon
Mikao Usui introdujo el Reiki en Japon

Usui desarrolló el sistema Usui de sanación natural, que es considerado por muchos como el fundamento de la terapia Reiki hasta el día de hoy.

Éste sistema fue llevado a Hawai en la década de 1930 por Hawayo Takata, una mujer estadounidense de origen japonés, que había recibido el grado de maestra en Reiki de uno de los discípulos de Usui.

Hawayo Takata Introdujo el Reiki a Hawai y EU
Hawayo Takata Introdujo el Reiki a Hawai y EU

Después de haber enseñado allí durante años, introdujo la práctica del Reiki en la parte continental de Estados Unidos en la década de 1970.

¿Cómo funciona?

Los practicantes de Reiki creen que cuando el Qi se bloquea, se desarrolla la enfermedad.

Cuando el practicante de Reiki pone las manos sobre una persona, le ayuda romper los bloqueos para permitir que la energía de curación fluya nuevamente y de manera libre a través del cuerpo del paciente.

La evidencia de los beneficios del Reiki son principalmente anecdóticos, y algunos investigadores consideran que el estado profundo de relajación en el que el paciente se induce en una sesión de Reiki, puede desencadenar la liberación de endorfinas (analgésicos naturales del cuerpo) propiciando de esta manera la sensación de alivio.

Las personas que han recibido tratamientos de Reiki, informan que despeja la mente y crea un sentido de conciencia, también que puede ayudar a liberar emociones reprimidas, y a aliviar el estrés, que es a menudo una causa subyacente de la enfermedad.

Que puede esperar

Una sesión de Reiki es una experiencia suave y relajante, tanto que algunas personas incluso se duermen durante el tratamiento.

Debido a que es una terapia con tradición espiritual, el practicante pasa algún tiempo en contemplación y meditación antes de iniciar la sesión.

Esto también se fundamenta en la creencia de que el tratamiento es considerado una experiencia curativa tanto para el paciente como para el practicante y  éste último debe despejarse a través de la meditación antes de comenzar con la terapia.

El tratamiento de Reiki se recibe comúnmente vestido y acostado sobre una camilla acolchada. El terapeuta inicialmente hace un escaneo con sus manos a unos pocos centímetros del cuerpo con la finalidad de encontrar bloqueos de energía.

Se dice que un buen practicante puede encontrar fácilmente los bloqueos de energía porque sus manos se calientan cuando se encuentra con estos. Las áreas donde se encuentran estos bloqueos serán el enfoque del tratamiento.

Después del escaneo, e independientemente si hay o no bloqueos, el terapeuta por lo general inicia la colocación de las manos de manera sistemática en varios lugares a lo largo del cuerpo, como el abdomen, las piernas, la espalda y los pies.

Este procedimiento se mantiene durante tres a cinco minutos en cada lugar, y hasta 20 minutos en las áreas problemáticas para canalizar la curación a través de la energía.

Una sesión típica de Reiki realizada fondo, por lo general dura entre 60 y 90 minutos. La cantidad de sesiones dependerá de la condición del paciente, por ejemplo, para reducir el estrés sólo serán necesarias una o dos sesiones de Reiki, pero si se utiliza como complemento en tratamientos de enfermedades crónicas, puede ser necesario un tratamiento a largo plazo.

Beneficios del Reiki

El Reiki no debe considerarse como un sustituto a la atención médica convencional, sin embargo, muchos médicos y pacientes han encontrado que esta terapia es un coadyuvante eficaz para aliviar el dolor en enfermedades crónicas como la artritis y  la esclerosis múltiple.

Un pequeño estudio preliminar, encontró que el Reiki era útil como complemento a la terapia con opioides en el tratamiento del dolor.

Debido a que la terapia del Reiki no es invasiva, también puede ayudar a tratar condiciones en las que no se puede tocar el cuerpo, como en los casos de quemaduras graves y dolorosas, o en los casos de personas que se recuperan de una cirugía.

La limpieza de los bloqueos energéticos del cuerpo, ayuda a la persona que se sienta más llena de energía, también alivia la depresión y otros problemas emocionales. Además se ha encontrado que son útiles en la reducción del estrés y la tensión en personas que están siendo tratadas por cáncer y sida.

Perfil del terapeuta

En la mayoría de países, el terapeuta de Reiki no requiere licencia para practicar, sin embargo muchos practicantes de esta terapia suelen ser fisioterapeutas o masajistas.

Tradicionalmente, la formación en el método Reiki pasa por 3 grados, y el practicante pasa de un grado  a otro de acuerdo a su propio ritmo de crecimiento interior.

Primer grado.

El practicante Reiki de primer grado ha completado aproximadamente dos días de entrenamiento, por lo general durante un seminario de fin de semana.

Este tratamiento consiste en aprender la historia del Reiki, y convertirse en “iniciado” a la energía curativa.

También se le enseña las posiciones básicas de la mano en la técnica del Reiki para el tratamiento de todo el cuerpo y  será capaz de hacer Reiki en sí mismo y a otros.

Segundo grado.

La formación en este grado también dura de uno a dos días, y está disponible para aquellos que han practicado el Reiki en el primer grado al menos durante tres meses.

En esta etapa, el estudiante aprende técnicas especiales para aumentar el nivel de energía transferida y estará capacitado para transmitir la curación de larga distancia (llamada sanación a distancia) a amigos y familiares. También aprende a comunicarse con el subconsciente (llamado curación mental) consigo mismo o con otros.

En tercer grado, o maestro de Reiki.

Este entrenamiento se lleva a cabo durante más o menos 1 año, y está disponible para las personas que han practicado en segundo grado durante al menos un año.

En este nivel avanzado, el practicante es calificado para enseñar Reiki a otros y se espera su compromiso para hacerlo.

Precauciones

El Reiki no cura la enfermedad y no se pretende que sea el principal tratamiento para cualquier problema de salud, más bien, es una terapia complementaria destinada a apoyar otros tratamientos médicos en curso.

El Reiki no recomendable para tratar fracturas de huesos, dolor agudo o cualquier otra afección que requiera atención médica inmediata.

Un practicante de Reiki responsable nunca va a desalentar al paciente para que busque la atención médica que necesita.

Video muestra una sesion de Reiki

Este video muestra un tipica sesion de reiki, active los subtitulos en español como se muestra en la grafica.

Activar subtitulos videosesion de reiki

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Como Usa Google la Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies